Las dermatitis por contacto pertenecen a uno de los grupos de enfermedades que más visitas originan a la consulta de alergología de nuestro centro médico en Parla. Esta patología se caracteriza por el enrojecimiento de la piel en una zona muy concreta que suele estar acompañado de picor más o menos intenso.

Uno de los componentes alérgenos más habituales es el níquel, un metal utilizado en innumerables objetos corrientes como bisutería, cubiertos, botones y otros muchos artículos. Cuando alguien que tiene alergia a este metal entra en contacto con el níquel, su sistema inmunológico lo detecta y aparecen los síntomas mencionados que cesan poco tiempo después de que se interrumpa el contacto. Pero cuando ese contacto es permanente al utilizar anillos, pendientes, pulseras o piercings las lesiones se agravan produciéndose sequedad en la zona afectada y pueden, incluso, aparecer heridas.

En la consulta de alergología de nuestro centro médico en Parla, y tras un concienzudo examen del paciente, ante la sospecha de una reacción alérgica a este metal, se pedirán unas pruebas alérgicas para confirmar el diagnóstico. Evidentemente cualquier tratamiento comienza por la eliminación de cualquier contacto con objetos que contengan, o puedan contener, níquel en su composición. Solo en el caso de que las lesiones se hayan agravado se utilizarán pomadas o tratamientos tópicos.

Lamentablemente, como ocurre con otras muchas alergias, la hipersensibilidad al níquel no puede ser tratada únicamente es posible actuar sobre las lesiones una vez que estas aparecen. Si sospechas que puedes tener de alergia a algún tipo de metal, pide una cita con el alergólogo de la Policlínica Centrosalud.