Desde luego, el miedo al dentista no es nada único. De hecho, en centros psicotécnicos en Parla es de lo más normal, y es cierto que la intensidad del dolor que se sufre con los problemas bucales no ayuda a perder ese pánico. Pero partiendo del miedo que cualquier persona pueda tener hacia un odontólogo, hay gente que de verdad sufre y padece un calvario antes de entrar a la consulta. Y esto tiene un nombre: odontofobia. Pero si algo ayuda a superar este miedo es la confianza que puede transmitir la persona encargada de renovar tu sonrisa. Su profesionalidad. Ese es un factor importante.

La mayoría de las veces la gente ni si quiera tiene miedo del resultado final (exceptuando algunas ocasiones en las que se juega la estética), sino del dolor. Odiamos el dolor y lo tememos. Un solo pinchazo en la encía puede suponer un martirio.

Pero no por el propio pinchazo, sino por la idea. Sin embargo, pongamos que el doctor en cuestión es una persona que de verdad transmite tranquilidad en centros psicotécnicos en Parla, confianza, que se interesa de verdad por saber cual es nuestro estado, dónde nos duele, cómo nos duele, cuáles son nuestras fobias... Reconozcamos que lo haría mucho más fácil.

Como toda fobia, puede superarse. Y siempre es más fácil cuando advertimos que la fobia en cuestión está presente y el profesional pone su empeño en hacerlo una experiencia no tan desagradable. Sabemos lo que muchas veces supone enfrentarse al dolor; pero no tiene por qué haberlo.

Desde un trato amable y cercano, conocemos los problemas odontológicos de nuestros pacientes y buscamos el mejor tratamiento ajustándose a sus necesidades. El miedo puede ser un impedimento, pero también puede ser una oportunidad para superarlo. En Policlínica Centrosalud pondremos todo de nuestra parte para que así sea.